©2019 by Noticias de Ayer

Ensayos y no-ficción

 

El impulso de los perros

#BajemosUnCambio

Esta mañana me desperté sin la alarma. Manoteé el celular automáticamente, como todo el mundo. Me fregué los ojos, clavé la vista en la pantalla y vi que tenía cerca de 200 mensajes de WhatsApp. Nada de otro mundo. Abrí la aplicación y confirmé sin ganas lo que ya suponía de antemano: que de todos esos mensajes, ninguno me interesaba demasiado.