Día de la Patria

#DíaPeronista

Es 25 de Mayo. Buena ocasión para decir algunas cosas:

-) Que un gobierno peronista no debe dejar de hablarle nunca a todos los argentinos y a todas las argentinas. Alberto Fernández lo hace muy bien. Lo demostró en campaña, antes de ser presidente, y lo sigue mostrando en su mandato, enmarcado en una crisis voraz y no prevista.

-) Que todos y todas quienes nos percibimos peronistas, debemos luchar, junto a nuestro gobierno, por el bienestar de todos los argentinos y de todas las argentinas; esto implica corrernos de las rencillas cotidianas, implica tener una mirada más abarcadora, implica ser lo suficientemente vivos para no volver a caer en las redes que nos tiende la prensa canalla.

-) Que la luna de miel de las corporaciones mediáticas (¿recuerdan la emoción que nos produjo cuando salieron todos los diarios con la misma tapa contra el coronavirus?) ya caducó y pusieron en marcha algunas pequeñas tramoyas, a través de sus operadores, para que otra vez volvamos a rompernos entre los argentinos.

-) Que no tenemos que olvidar nunca, pero nunca, que cuando el pueblo se divide, ganan ellos, los que quieren recuperar el poder estatal para seguir exprimiendo el país. Aprendamos de la historia reciente y no les volvamos a dar el gusto: no nos tenemos que pelear con el vecino de la cuadra, no tenemos que romper la mesa familiar ni enojarnos por cualquier pavada a través de las redes.

-) Que, el hecho de no pelearnos, no debe ser solo una estrategia política (que lo es), sino también una regla humanitaria: somos todos laburantes, ese vecino con el que nos enojamos es gente de trabajo igual que nosotros -los que no son como nosotros no viven en nuestra cuadra-. Puede que estén confundidos, es cierto, pero tenemos que tratar de interpretar antes de hacer cualquier cosa, ¿de dónde viene su alienación? Y, además, ojo con creernos que nosotros no nos confundimos nunca: sería lo peor que podríamos hacer.

-) Que el peronismo, en definitiva, es la expresión política de la patria unida, alrededor de una mesa que nos albergue a todos. ¿A todos? No, a todos no. Hay un rango de la sociedad que no está invitado a nuestra mesa: es el 1% de nuestros compatriotas que ostenta un poder desmedido, avalado por el curso de la historia, que tiene las manos manchadas de sangre, que no está a nuestro alcance y por eso no lo podemos salir a putear por la ventana. Ese 1% es el enemigo del pueblo, el que confabula para que nos peleemos todos los demás y entonces pueda volver a hacerse de los botones y las palancas del Estado. Y es el enemigo también del peronismo. Por eso no está invitado a la mesa a comer locro con nosotros.

-) Al resto, invitémoslo. Que todos y todas se sienten con nosotros. Muchos no van a querer, pero muchos otros van a saber apreciar el gesto y van a venir a sentarse a la mesa. Nunca más habilitemos las peleas inútiles entre hermanos de suelo. Si logramos eso, los resultados van a ser espléndidos.

¡Feliz día de la Patria, para todos y para todas!

©2019 by Noticias de Ayer